Amante Renacido

domingo, 1 de enero de 2017

Amante Renacido

Título: Amante Renacido
Título Original: Lover Reborn
Saga: La Hermandad de la Daga Negra #10
Autor/a: J.R. Ward
Género: Romántica Adulta Paranormal
Idiomas: 
Un guerrero destinado a cruzar la delgada línea entre la vida y la muerte… La inmersión en un mundo lleno de sueños y deseos oscuros.

Desde la muerte de su shellan, Tohrment ha dejado de ser el valeroso líder vampiro que fue antaño. Físicamente demacrado y con el corazón roto, ha sido devuelto a la Hermandad por un ángel caído. Ahora que ha de estar listo para la lucha, no siente el hambre de venganza de antes y no está preparado para la nueva tragedia que le espera. Ha de aprender a amar a otra persona para de este modo poder liberar a su antigua compañera. Tohr se da cuenta de que todos ellos se han condenado…
Deberá elegir entre enterrar el pasado o dejarse llevar hacia un ardiente y apasionado futuro, pero ¿podrá su corazón desprenderse del pasado y liberarlos así a todos ellos?


Este libro puede ser inadecuado para menores de 18 años debido a su contenido sexual, violencia y/o adicciones. Si decides leerlo es bajo tu responsabilidad.





CONTIENE SPOILERS DE LIBROS ANTERIORES

Quiero que os quedéis atentos a lo que voy a decir a continuación porque ni yo misma me lo creo… Me ha gustado el libro, sí, sí, que me ha gustado, enserio, aún estoy que no me lo creo.

A Tohr lo conocemos desde el primer libro, a él y a su shellan Wellsie. Sin duda era una pareja tan linda… Desprendían amor por cada poro de su cuerpo. Pero en un momento determinado de la saga, Wellsie es asesinada a manos del enemigo.
Cuando Tohr se enteró de esto quedó totalmente devastado, su mundo se vino abajo, e incluso se fue, sí, Tohr se marchó y nadie sabía dónde estaba, cómo se encontraba… incluso nadie sabía a ciencia cierta si después de todo el tiempo que llevaba desaparecido aún seguiría con vida. Pero él lo está, o por lo menos en cuerpo, porque por dentro está muerto. Finalmente vuelve con los hermanos, pero sigue siendo como un muerto andante. No consigue seguir adelante.

Pero de repente aparece Lassiter, una especie de ángel que le abre los ojos y le dice algo que le desgarra. Por culpa de que él no puede seguir adelante, que aún la retiene con sus pensamientos en este lado es que aún Wellsie que no ha podido pasar al Otro Lado. Y eso no puede seguir así, porque nadie puede vivir eternamente en el Ocaso. Así que poco a poco Wellsie está comenzando a desaparecer. Para siempre.

La vida era corta, independientemente de la cantidad de días que tuvieras asignados sobre la Tierra. Y la gente era valiosa, todos y cada uno, independientemente de la cantidad de gente que formara parte de tu vida. Y el amor…, el amor era algo por lo que valía la pena morir.
Y por lo que también valía la pena vivir.


Os prometo que después de tantos libros que han sido ni fu ni fa, la verdad no tenía muchas esperanzas de que éste me fuera a gustar. Y para qué os voy a mentir, desde que le pasó todo eso a Tohr como que sus partes en el resto de libros me resultaban aburridas y estaba ya en plan: “sí, sé que estás fatal, echo pedazos, pero puedes terminar ya y me dejas continuar con lo que estábamos, por favor”. Quizás yo he sido un poco cruel con estos pensamientos, pero cuando su única involucración en los libros es decir lo mal que está, página tras página… (es que no es solo un libro, son bastantes) ya se te hace monótono e incluso pesado. En plan “ya sé que estás dolido, no hace falta que me lo recuerdes cada 10 capítulos joder”.
Pues al final me ha gustado. Me ha gustado porque se ha centrado mucho en la historia de los protagonistas, y esta historia NECESITABA que se centrara en ellos. Se necesitaba que nos centráramos en los sentimientos que tenían los protagonistas, en como hay acercamiento pero aunque parece auténtico sabes desde el principio de que no es 100% real, como se van despertando cosas, como aprendes a superar a alguien que amabas con todo tu ser… creo que Ward ha hecho bien en la forma de narrar en ésta ocasión. (aplausos, porque ya iba siendo hora)

Tohr, está destrozado por la muerte de su shellan, tanto que cada día se hace más débil porque se niega a beber de otra hembra, aunque sea de una Elegida, siente que está engañando a Wellsie. Cuando le dicen que tiene que seguir adelante con su vida para salvarla… sin duda no sabe qué coño va a hacer. ¿Cómo va a olvidar al que ha sido el amor de tu vida? Eso no es posible. Pero aun así él dice que lo va a intentar.
Sin duda confieso que su actitud me desconcertó. Hacía cosas que yo decía ¿por qué ves entre líneas cuando no las hay? ¿Por qué se comportaba tan egoísta? Enserio, sentía que estaba utilizando a N’Adie y con todo lo que había pasado no se lo merecía.
N’adie es la madre de Xehx, que todo el mundo creyó que estaba muerta, pero algo pasó entre medias y todavía está aquí. Sufrió muchísimo en el pasado, fue secuestrada por un symphath, violada en repetidas ocasiones, incluso quedó embarazada y tuvo que dar a luz a una hija que ella sabía que la mitad de su sangre era de un monstruo. Jamás confiará de forma íntima en un hombre, después de todo el tiempo que ha pasado sigue recordando y no se siente preparada. Ahora no termina de encontrar su lugar en el mundo, qué debería hacer, qué tiene que ser, cómo tiene que comportarse… Ella ha venido a entablar una relación con su hija, pero desde el primer momento siente que sobra en la vida de ella.
Enserio su situación me descorazonó, porque es como que no tienes un lugar en el mundo, que no eres nadie, que no le importas a nadie, que eres como una sombra, que si murieras lo mismo nadie se percataría. Ella me tocó mucho la fibra sensible. Y cuando vi que no se le trataba como debería para sentirse querida, apreciada, respetada… la verdad es que no me sentí bien. Simpaticé mucho con la protagonista.
Pero cuando finalmente las sensaciones comienzan a fluir entre ambos ya las cosas me empezaron a gustar más, todo es más intenso, ves como ambos instintivamente se buscan, se necesitan… Ambos necesitan a la otra persona para sacar una fuerza interior que no creían que tenían  y superar así ese muro que se interpone en su felicidad.

¿Qué tal las historias paralelas?
Tengo que admitir que he tomado la decisión que voy a dejar de obligarme a leerlas. Si me interesan bien, las leeré, sino o voy a pasar o las leeré muy por encima, según como me parezcan de interesantes. Estoy cansada de leer historias sobre personajes que no me interesan y siento que no me están aportando nada, y no solo eso, sino que me aburren y me hacen desconectar de las que sí me interesan.

Jhon y Xhex intervienen bastante, y madre mía me han sacado de mis casillas, he visto que el problema que tenían han hecho un mundo, páginas y más páginas, de una cosa que no tiene solución, la única es aprender a vivir con ello. Fin.
Jhon le prometió a Xhex que ella lucharía con los Hermanos, ella es una guerrera y no quiere que cambie, se enamoró de ella tal y como es. Pero a la hora de la verdad no puede verla en el campo, le aterra pensar en que la puedan herir, en perderla. Y se ciega. Él quiere que siga siendo la guerrera que es pero no quiere que luche. Una completa contradicción. Pero he visto totalmente normal ese miedo, lo que no sé es porqué se hizo ese mundo, se necesita tiempo para adaptarse, para asimilarlo. Todas las shellan sufren cada vez que ven a sus hellren salir a luchar, pero lo comprenden y les deja hacer su trabajo y respiran aliviadas cuando los ven volver. Pues su pareja igual, debes dejar a Xhex luchar, sí, tienes miedo, pero lo comprendes, es su trabajo, y respirarás tranquilo cuando ella regrese a tu lado. ¿O es que ella no tiene miedo también de perderlo?
Lo que yo decía, un mundo de la nada.

Otra pareja que me sacó de mis casillas fue Quinn y Laila. Cuando yo leí esas últimas escenas suyas… os juro que me llevé las manos a la cabeza y suspiré de frustración. Enserio ¿por qué mierda hacen las cosas tan complicadas?


Después de tantos libros que no me han gustado de la Hermandad me alegro de haberme encontrado con Tohr, no ha sido un gran libro, pero la verdad es que me ha gustado y sus protagonistas me han tocado la fibra sensible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario